domingo, 29 de diciembre de 2013

* 2014


Tan agradecida y bella. Tan extraña, suave y cariñosa. 
No tengo muchas anécdotas que contar de Tamagotchi Tomodachi, gata a la que siempre recuerdo con MUCHO cariño, vino a mí en una época de cambios, así como este 2013.

Mirarla a los ojos era mágico. Mirarla te hacía florecer.

Entonces, lo que yo quiero es florecer así otra vez, porque las hojas están bien, pero necesito algo nuevo, un color, un aroma.

Es mi deseo que este nuevo año nos dejemos florecer, poniendo orden a nuestro alrededor, alimentándonos de lo que nos hace bien y siempre estando alertas. 

Florecer debe ser tan mágico como mirarse a los ojos con alguien querido. 
Se los deseo. 
Me lo deseo.

 


6 comentarios :