jueves, 8 de marzo de 2012

* Ella y el mar

Allí está él, el mar, la más ininteligible de las existencias no humanas. Y aquí está la mujer, de pie en la playa, el más ininteligible de los seres vivos. Como ser humano, un día hizo una pregunta sobre sí misma, y se volvió el ser más ininteligible de los seres vivos. Ella y el mar.
Sus misterios sólo podrían encontrarse si uno se entregara al otro: la entrega de dos mundos incognoscibles hecha con la confianza con que se entregarían dos comprensiones.


'Las aguas del mundo' (Fragmento) - Clarice Lispector.-

7 comentarios :

  1. No creo mucho en las casualidades... y por algo será que andamos tan marítimas las dos :)
    Te abrazo.
    Esta ilustración es preciosa... transsmite tristeza en su belleza, pero es muy bella, muy sutil :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mar es paz para mi, es sanador. Cuando leí ese texto de Clarice, me emocioné mucho, pero también sentí tristeza con ciertas imágenes... ella tomando agua de mar, incorporándolo para ser una sola cosa... creo que lo logré entonces... :)
      Gracias, lindor!

      Eliminar
  2. Hermosísima. La paleta casi monocromática le sienta perfecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sole.
      Quería que se sintiera la unión entre ambos, por eso la paleta casi monocromática. :)

      Eliminar
  3. Muy bella ilustración, tus imagenes son muy tiernas y profundas, te dejo mi blog: vanesaucedo.blogspot.com espero que te agrade y me sigas, besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Vane. Y bienvenida!
      Me paso por tu blog, ahora mismo. :)

      Eliminar
  4. SER CRIANÇA

    Quero voltar a ser criança
    Correr pelos campos
    Sujar-me com a pureza da terra;
    Banhar-me nas águas da cachoeira
    Conectar-me com a linguagem do mundo
    Traduzindo-o em brincadeiras.

    Quero dialogar com a minha infância
    Descobrir-me em sua rebeldia oculta
    O cúmplice de uma revolta sem feridas

    E titubear sílabas de ordem.

    Quero voltar a ser criança
    Para reconhecer em cada rosto
    Um gesto de bondade.
    Caminhar pelas margens de um rio
    E medir seu mistério;
    Deixar que a chuva molhe minha alma
    Enquanto meu corpo sacia-se em liberdade...

    * Agamenon Troyan
    Autor do livro O ANJO E A TEMPESTADE,

    ResponderEliminar